Home » Historia, Arte y Cultura » Luchar, Soñar, Vivir. Parte VII: Adiós para siempre

Luchar, Soñar, Vivir. Parte VII: Adiós para siempre

Luchar, Soñar, Vivir. Parte VI: Se acerca el final

En 1946, después de 4 años de separación, se produjo el tan ansiado reencuentro de toda la familia Mariotti.
Sólo las ruinas de la ciudad de Viareggio fueron testigos de la enorme emoción que albergó cada uno, de las lágrimas de felicidad derramadas, de los abrazos interminables y de las miradas que reflejaban todo el sufrimiento vivido.
La inmensa alegría, como un rayo de luz entre tanta destrucción, iluminó las almas de Giovanni, Maximiliano y sus padres. El haberse encontrado con vida después de los horrores de la guerra fue el regalo más grande que les hizo Dios.
Viareggio_in_te_son_nato_in_te_spero_morireAl regresar a lo que quedaba de su hogar, encontraron el terrible escenario de una bomba incrustada en la cocina de la casa… Una bomba que nunca explotó, testimonio latente de la destrucción que sufrió la ciudad y el horror que sembraron los bombardeos.

Con Viareggio totalmente destruida, había que empezar de nuevo, porque no existía más el hogar, no tenían nada, habían perdido casi todo. La vida de la posguerra fue muy dura, subsistiendo del mercado negro y del intercambio, con el invierno próximo y sin los recursos para vivir dignamente.
Con la pesadilla de la guerra tan reciente en sus memorias, el temor de que la paz no fuese definitiva perseguía su vida cada día. Inexplicablemente entre la población surgió el rumor de que podrían acercarse nuevos conflictos, con la posibilidad de una nueva gran guerra.
Pero después de los horrores vividos durante cuatro años, y habiendo perdido todo, Giovanni y su familia no quisieron arriesgarse a ser partes nuevamente de otra guerra.
Tomaron entonces una difícil decisión: Viareggio, su ciudad, no existía más como la habían conocido. No tenían un futuro próspero a la vista, y quizás la tranquilidad no duraría por mucho tiempo más…
Por todo lo vivido, para huir de otra guerra, y para comenzar una nueva vida, decidieron emigrar a la Argentina.

No fue fácil dejar Viareggio, una ciudad tan amada por Giovanni, la tierra que lo vio nacer y donde fue feliz.

“Hace un año, justamente en el mes de diciembre, yo estaba pensando, recuerdo mi tristeza de entonces, el pensamiento de dejar todo. Era un día gris, triste, y de repente ocurrió el milagro, el cielo se abrió y apareció un rayo de sol, que alegró todo mi corazón. Algo bueno estaba por venir” Giovanni, 1947

Un día de invierno de 1946 Giovanni y su familia embarcaron hacia la Argentina. En sus corazones había una mezcla de tristeza y esperanza, de desarraigo y sueños, de las pesadillas vividas y el deseo de ser felices otra vez.

Giovanni, por última vez a su vida, con profundo dolor dijo adiós a su tierra, para nunca más volver.

FIN

Sobre Elisa Maggi

Viajera por pasión, blogger por vocación. Haciendo camino al andar...

Te puede interesar:

La leyenda de Lucida Mansi

Villa Mansi es una de las Villas más famosas de la provincia de Lucca, y ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *