Home » Historia, Arte y Cultura » El Volto Santo, reliquia milenaria de Lucca

El Volto Santo, reliquia milenaria de Lucca

El Volto Santo es un crucifijo de madera de nogal que mide 2,24 x 2,65 metros. Se encuentra en el interior de la Catedral de San Martino, en la ciudad de Lucca, Italia.
Una antigua leyenda explica los orígenes de este particular crucifijo, muy distinto a los que se encuentran habitualmente en Occidente.

La leyenda

Según una leyenda que data del 1000 dC. se dice que en el año 742 llegó a Lucca milagrosamente una escultura de Jesús en la cruz, que navegaba a la deriva en un barco por las aguas del Mediterráneo.

La historia afirma que el Cristo habría sido tallado por Nicodemo, uno de los protagonistas del descendimiento de Jesús de la Cruz, mencionado en el evangelio de San Juan del Nuevo Testamento.

Nicodemo tuvo la tarea de esculpir un crucifijo con el verdadero rostro de Jesús.
Con una madera y un cincel realizó casi por completo la obra. Sin embargo, se enfrentó con la imposibilidad de reproducir el rostro del Mesías…
Una noche, cansado de reiterados intentos, se quedó dormido, dejando el rostro sin esculpir.  Y el milagro ocurrió cuando al despertar, advirtió que el crucifijo estaba completo con el rostro de Jesús, perfectamente tallado de una manera increíble.

Eran épocas difíciles para los cristianos, y Nicodemo sabía que su vida corría peligro. Por este motivo, encomendó la obra a Isacar, quien la escondió en una gruta antigua por generaciones; hasta un año en que el obispo Gualfredo, para evitar su destrucción, decidió hacerla desaparecer de esas tierras. Con esta intención colocó la estatua en el interior de un barco sin tripulación ni rumbo, librado al azar de las aguas y vientos, confiando a la providencia que llegase a un lugar donde fuese venerado realmente por el pueblo.

El barco navegó milagrosamente a la deriva, hasta llegar al mar Mediterráneo y  finalmente al puerto de Luni, en Toscana.
Antes de que el Volto Santo arribase a Italia, un ángel se aparece ante el obispo de Lucca Giovanni I, diciéndole que debía dirigirse al puerto di Luni, ya que allí encontraría una escultura muy importante, con el verdadero rostro de Jesús.
Finalmente, el crucifijo fue traído a la tierra por el obispo y tuvo su entrada triunfal en Lucca en el año 742.

Los ciudadanos de Lucca y alrededores inmediatamente acogieron con gran reverencia el crucifijo del Volto Santo, y fue colocado en la Basílica de San Frediano.
Sin embargo, a la mañana siguiente, la escultura desapareció. Se la encontró ese mismo día en un jardín cerca de la Catedral de San Martino. Los fieles reconocieron en el hecho un “signo” milagroso, por lo cual el Volto Santo se ubicó en la Catedral de San Martino, lugar en el que permanece hasta nuestros días.

Lo comprobable

Volviendo a la realidad científica, según estudios realizados se descarta que el Volto Santo date del siglo I, como afirma la leyenda.  Por razones de estilo los especialistas están de acuerdo en que obra data alrededor del siglo XI,  en el período románico.

De todos modos, analizando la obra de arte salta a la vista en primer lugar que estamos en presencia de una forma de representar a Cristo muy rara en Occidente pero muy difundida en Oriente, probablemente el crucifijo proviene de esta última área, tal vez del ámbito sirio, dado que viste el colobium, una indumentaria de aquella zona geográfica.

Dante Alighieri cita el crucifijo del Volto Santo en la Divina Comedia, más precisamente en el Infierno Canto XXI.

Los turistas pueden visitar el Volto Santo en la Catedral de San Martino de Lucca sólo dos veces al año: 03 de mayo y 13 de septiembre.

Elisa Maggi


Sobre Elisa Maggi

Viajera por pasión, blogger por vocación. Haciendo camino al andar...

Te puede interesar:

11146034_10206194542803076_316699995_n

La leyenda de Lucida Mansi

Villa Mansi es una de las Villas más famosas de la provincia de Lucca, y ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *