Home » Consejos útiles » Italia, más allá de la Pizza
Venecia

Italia, más allá de la Pizza

Cuando viajo trato de pensar cómo será ese lugar más allá de aquello con lo que lo identifico a primera vista. Soy una convencida de que el viaje comienza cuando, por ejemplo, tengo que imaginar a Italia por encima de la pizza y la pasta. Es ahí cuando empiezo a diseñar estrategias para poder traerme más que una linda foto en el Coliseo ó un rosario del Vaticano. Mi objetivo es poder absorber algo de su idiosincrasia y no me importa que sólo disponga de un par de días ó incluso de unas horas. Por eso el viaje empieza en mi casa.

Un aperitivo frente al Coliseo
Un aperitivo frente al Coliseo

Seamos sinceros, por más abiertos que nos mostremos, todo lo diferente nos cuesta. Entender otros códigos da un poco de trabajo y justamente si nos vamos de viaje es porque necesitamos vacaciones. Incluso a veces ese no entender nos pondrá incómodos, ¿y quién quiere sentirse raro? Ahí está el desafío y lo maravilloso de tomar otros rumbos. Por eso lo fundamental será mantener una actitud abierta y receptiva desde el momento en que nos disponemos a pensar en un viaje.

Para iniciarnos en esta aventura quizá sea bueno comenzar a visitar países que respondan más a nuestros cánones e Italia puede que sea la mejor opción. No sólo porque muchos de nosotros descendemos de los tanos, sino porque también encontraremos que ellos nos darán cabida, entre otras cosas porque están encantados con el Papa Francisco y porque en general tienen buenos recuerdos de Maradona. En ese sentido digamos que tenemos más del 50% ganado.

yo en la audiencia papal
Yo en la audiencia papal

Otro detalle a tener en cuenta es que por más que queramos bucear en una Italia que vaya más allá de la comida, no es casualidad que la veamos como una gran trozo de muzzarella. La mejor pasta, las pizzas más variadas, los helados más cremosos y el capuchino más espumoso, ¡todo está en ese país! Por eso para mí lo importante es abrir los sentidos y comenzar a vivir el viaje desde la comodidad del hogar. Agarrá la computadora que te paso unos tips:

1)    Parlar l’ italiano será más fácil de lo que creés. Buscá algún profe que te pueda dar algunas clases particulares porque te aseguro que con 2 veces por semana en un mes ya vas a llegar con una linda base para saludar, preguntar y entender los carteles e indicaciones. Parece tonto pero te hará sentir más seguro y te permitirá disfrutar de la vida de la ciudad. Los italianos alzan mucho la voz y será divertido intentar entender alguna de sus conversaciones mientras viajan en tren ó se sientan a comer un panino. También te puede venir bien escuchar alguna radio on line.

Roma al atardecer en otono
Roma al atardecer en otoño

2)    Para continuar preparando el oído también está bueno mirar películas. Hay algunas clásicas como Vacanze in Roma ó La Dolce Vitta pero también es imperdible La grande belleza, recientemente premiada con el Oscar a Mejor Película Extranjera. A través de ellas no sólo vas a descubrir su lengua, sino que también verás lugares que recordarás cuando estés allá. Ya vas a ver que muchos de los souvenirs están inspirados en estos films.

3)    Si tenes algún lazo genético con este país, por más lejano que sea, te aconsejo que dejes de lado las diferencias o la vergüenza y te reúnas con esos familiares que tengan la nacionalidad ó que ya hayan viajado y preguntale dónde viven tus parientes. No importa cuán lejanos sean porque será emocionante al menos para llegar hasta el pueblo. Muchos de nosotros tenemos calles con nuestros apellidos ó incluso pequeños paezinos. Si somos de los afortunados que sabemos que aún hay familiares, lo más probable es que estén dispuestos a recibirnos con una sonrisa y volvemos al primer punto: hacer señas tiene un límite.

Piza tamaño gigante para mi sola. Agasajo familiar
Pizza tamaño gigante para mí sola. Agasajo familiar

4)    Otra cuestión importante es estar atentos a esos amigos o conocidos que tienen familiares viviendo lejos. Si sabemos de alguno cuyo hermano, hijo o tío vive allá, avisémosle. Será super importante para él poder hacerle llegar esa mermelada casera, la torta que hace mamá y hasta una foto impresa o una carta de puño y letra. Aunque en algún momento nos resulte todo un trámite coordinar cuándo trae el paquete, dónde lo llevamos y luego cómo lo entregamos, nos reconfortará ser mensajeros de buenas nuevas. Además tendremos la excusa perfecta para encontrarnos con un argentino que sabe de nuestras costumbres y que ya le encontró la vuelta al lugar. Él podrá llevarnos a esos sitios que nos van a encantar y que no figuran en ninguna guía ni blog especializado. Nada mejor que un coterráneo para indicarnos ese lugarcito especial.

Maradona y Yo en Napoles
Maradona y yo en Nápoles

5)    Para finalizar, lo de siempre: hojear al menos una guía de viajes, hacer búsquedas en GOOGLE e imprimirnos algún mapa. Saber a dónde vamos, mermará la ansiedad que genera todo viaje. Si tenemos un Iphone compremos un chip allá ó bien preguntemos si alguno de los que viajó nos lo puede prestar. Por favor evitemos la ropa de más, para eso lo mejor es mirar el clima por internet y organizarlo en conjuntos por día. Mejor llevar vestuario neutro ó clásico que podamos combinar. Pensemos que tendremos que armar y desarmar la valija muchas veces y el equipaje excesivo sólo nos estorbará. También tendremos que caminar mucho así que lo mejor es llevar zapatillas cómodas.

Bandera de Italia en Verceia de donde es era mi bizabuelo
Bandera de Italia en Verceia, de donde era mi bisabuelo.

Para mí un viaje significa encontrarme con el día a día de una ciudad. Porque vivir otro país es también vivir un poco el mío. Darme cuenta que más allá de las diferencias, compartimos las mismas alegrías y padecemos más o menos los mismos problemas. Porque en Italia el colectivo está lleno igual que en mi Córdoba, el celular se usa fundamentalmente para coordinar dónde será la próxima reunión familiar y los amigos se mensajean varias veces antes de encontrarse en un lugar. Cuando viajo busco lo diferente pero en esa búsqueda encuentro similitudes y es ahí donde me río. Es ahí donde entiendo que elijo viajar para volver renovada, para poder mirar mi ciudad con otros ojos y para volver a sentirme a gusto más allá de las dificultades.

JULIA BARRANDEGUY
Prensera. Agitadora y Confianzuda Cultural.
facebook.com/laeventera
http://eventera.com.ar/

Te puede interesar:

Genova

De Génova a Busca

El clima nos ofrecía algunos  instantes de sol mientras transcurría una tarde de febrero, en ...

Un comentario

  1. Lo del Papa Francisco puede ser como decís, pero lo de Maradona aplica sólo en Napoli XD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *