Home » Historia, Arte y Cultura » Descubriendo la historia Toscana IV parte: la Toscana lombarda

Descubriendo la historia Toscana IV parte: la Toscana lombarda

Queridos lectores, es momento de retomar nuestro viaje hacia la historia de la Toscana, como una propuesta para conocer los distintos lugares que conforman esta Región, desde una mirada distinta.

En nuestro post anterior, habíamos abordado la llegada de los Longobardos a tierras toscanas, erigiendo un Ducado con sede en Lucca y sometiendo definitivamente a los antiguos ocupantes, los romanos.
Los Ducados se constituían por los longobardos que escapaban del control de la realeza (durante la llamada “Anarquía Ducal”).
Justamente, el Ducado de Lucca es considerado unos de los primeros conformados tras la muerte del Rey de los Longobardos, Alboino.

Otro de estos ejemplos es el Ducado de Spoleto, pero fundado en la zona de los Abruzzos, por el Duque Faroaldo I
Una vez instalados, los ducados asumieron el control de las tierras de Lucca, y del río Auserculus, que circundaba la zona y el cual generaba constantes inundaciones.
Cuenta la leyenda que fue San Frediano, en ese entonces obispo de Lucca, el encargado de hacer desembocar el Auserculus, a través de la apertura de una “boca”, en el Mar Tirreno.

Cercanos al final del siglo VI, la caótica situación económica que devino en la crisis del Imperio Romano, pero paulatinamente fue mejorando gracias a la aristocracia longobarda, que ya había ocupado las “castra” romanas: éstas, eran las construcciones que los romanos habían alzado con el fin de resistirse a los Longobardos, lo cual no fue posible.
Durante dicho periodo, mientras el trabajo de los campos había sido delegado a los nativos de las tierras toscanas, los Longobardos se encargaron de perfeccionar las artes de la guerra, fieles a su carácter de población nómade: eran grandes cazadores, pescadores y ganaderos (grandes criadores de caballos, para el trabajo y la guerra).

Situados ahora en el año 600, el Rey Lombardo llamado Rotario se encargo de la conquista de “Luni”, lo que significó el fin de la expansión lombarda (lo cual se denomino “Tuscia Longobardum”).
Durante este último periodo de expansión, Tuscia fue  la sede habitual tanto de autoridades longobardas como papales.

Así, la expansión longobarda encontró sus límites en el crecimiento de las autoridades del papado, dando lugar a la firma de un tratado de paz con las autoridades Longobardas y dando paso a una nueva etapa en la historia de la Toscana, que será nuestro próximo tema a desarrollar en un próximo post.

Hasta pronto! A presto!

Marco Rossi


Sobre Marco Rossi

Te puede interesar:

La leyenda de Lucida Mansi

Villa Mansi es una de las Villas más famosas de la provincia de Lucca, y ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *