Home » Historia, Arte y Cultura » Luchar, Soñar, Vivir. Parte V: Una terrible herida

Luchar, Soñar, Vivir. Parte V: Una terrible herida

Luchar, Soñar, Vivir. Parte IV: Escapando del horror

gruppofriuliEn agosto de 1944 Giovanni dejó atrás la isla de Córcega y desembarcó en Nápoles, ya liberada de la ocupación alemana gracias a sus valientes pobladores. Y fue en esa ciudad donde por primera vez tuvo noticias de su familia gracias a una carta… No podremos nunca imaginarnos completamente la alegría enorme de saberse todos sanos y salvos, a pesar del infierno vivido.
Pero la guerra estaba lejos de terminar, al menos para Giovanni, pues Italia continuaba ocupada por los alemanes y luchaba duramente por su libertad, apoyada por los aliados.

En la Campaña de Liberación del país tuvieron gran protagonismo los “Gruppi di Combattimento”, cuerpos del nuevo ejército italiano compuestos por valientes soldados contrarios al nazifascismo.
Dentro de estos Gruppi di combattimento, Giovanni pasó a formar parte de la reconocida división de infantería Friuli, y participó en las terribles batallas por la liberación de Italia.

Cada jornada, Giovanni arriesgaba su vida en el frente de batalla. Abatido, había dejado de contar los días transcurridos desde que partió de su hogar, y los que aún podían quedarle. La desesperanza de una guerra que parecía nunca acabar llegaba a desesperarlo, pero pese a todo debía mantenerse íntegro ya que su vida corría peligro continuamente.

Y una terrible noche de invierno, a comienzos de 1945, la guerra quiso ponerle la tercera gran prueba en su vida.
A la hora en que el frío calaba los espíritus y hacía titubear hasta los más fuertes, allí cuando las bombas irrumpían sin cesar en el lúgubre silencio de la noche y los fogonazos de las armas iluminaban la terrible quietud de un terreno sembrado de muerte, de pronto un intenso fuego iluminó la trinchera y un ensordecedor estallido instaló el espanto. Giovanni fue seriamente herido, alcanzado por una bomba.

Y su cuerpo quedó tendido, inconsciente, y su espíritu se alejó por primera vez de todos los horrores… Ya no escuchaba, ya no veía, su alma casi no estaba en ese lugar… La tan ansiada paz parecía estar tan cerca…

Sus compañeros lo trasladaron rápidamente a un hospital,  herido gravemente.
Giovanni fue intervenido sin anestesia, y no pudieron sanarlo correctamente. Tuvo que ser operado varias veces, y las complicaciones por la herida mal curada lo tuvieron por seis meses en diversos hospitales.

“Yo me veo en aquella cavidad de terreno en el que me sorprendió el estallido de una bomba, yo me veo después de un largo sueño, a través de la oscuridad infinita en la camita blanca de un hospital, pero debía estar listo para vivir de nuevo largas jornadas, lluvia, barro, viento, sol. “Siempre listo a vivir de nuevo”, me decía a mi mismo, “hacia el destino, Giovanni, sin miedo Gianni…” Giovanni, 1947

Continuará…

Sobre Elisa Maggi

Viajera por pasión, blogger por vocación. Haciendo camino al andar...

Te puede interesar:

11146034_10206194542803076_316699995_n

La leyenda de Lucida Mansi

Villa Mansi es una de las Villas más famosas de la provincia de Lucca, y ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *