Home » Turismo en Toscana » Gastronomía » Las recetas de la nonna toscana III parte: el Panforte

Las recetas de la nonna toscana III parte: el Panforte

En la entrega de hoy, vamos a poner un poco de “azucar” a nuestras vidas con un dulce bien tipico toscano: estamos hablando sin dudas del Panforte!
Vale aclarar que, comparándolos con los dulces, postres o tortas latinoamericanas, los italianos disfrutan de este tipo de comidas con mucho menos azúcar, pero con muchas frutas confitadas y secas, lo que le da ese sabor típico toscano (algunos suelen asimilar el panforte al “Nürnberger Lebkuchen”, una galleta alemana, prácticamente con tamaño de una torta).

Se entiende que el Panforte es por excelencia un postre que corresponde a la época natalicia; sin embargo la gente puede disfrutarlo en cualquier momento del año.
Su nombre original era “panpepato” porque dentro de los ingredientes que se utilizaban para su preparación, extrañamente se le agregaba pimienta.

¡Hay quienes afirman que el Panforte fue creado aproximadamente en el siglo XIII! Siena fue la ciudad que vió nacer este manjar, y hay quienes aseguran que el mismo se llego a utilizar como una especie de moneda (para solventar el llamado impuesto o diezmo de los monasterios de la época).
Otros historiadores señalan que el consumo del Panforte era únicamente destinado a la nobleza, a los ricos y al Clero, ya que el mismo contenía naranja, cedrón, melón, almendras y especias muy costosas para la época.

Para que el Panforte pueda ser disfrutado por todo por igual, debía sufrir algún tipo de modificación en los ingredientes elegidos para su preparación: así sucedió en una visita de la Reina Margherita a la ciudad de Siena, a fines del año 1879.
A pesar de tratarse de una ocasión especial, el encargado de la preparación del panforte para la fecha, lo hizo reduciendo la cantidad de ingredientes (sin melón, por ejemplo) y le agregó una cobertura de azúcar impalpable con un toque de pimienta negra.

Siena ofreció a la reina este dulce con el nombre de “Panforte Margherita” y éste, es el que actualmente se comercializa: un panforte más delicado y “blanco” (por su cobertura).

En la actualidad, son numerosas las marcas y casas que producen panforte entre sus productos: el mismo se suele servir con café o vino dulce (el “Vin Santo” de Siena, es el ideal), al momento del postre.

Bien, ¡ahora es momento de pasar a la cocina! Vamos a realizar un panforte casero (aproximadamente para unas 4-5 personas).

Para ello necesitaremos:
1.    150 gramos de azúcar
2.    Miel: 100 gramos
3.    100 gramos de Higos Secos
4.    300 gramos de frutas confitadas
5.    Nueces: 200 gramos
6.    50 gramos de harina
7.    60 gramos de chocolate en polvo
8.    Canela y pimienta a gusto

Primero, debemos cortar en pedacitos los higos secos, las frutas confitadas, las nueces. Le agregaremos a esto la canela, la pimienta y el chocolate en polvo. Es necesario amalgamar todo con la harina.
Por otro lado, intentaremos derretir la miel junto al azúcar en un recipiente a baño Maria, sin olvidarnos de mezclar todo el tiempo.

Cuando logremos que se forme una especie de pasta, la retiramos del fuego y la agregamos a la preparación que habíamos hecho en un principio con harina.

Ahora, con las manos bien enharinadas para trabajar mejor, pasamos a mezclar todo lo mejor posible, tratando de que la masa tome la forma de un plato con un espesor entre los 2 y 3 cm.
En una fuente “enmantecada” previamente, se pone la masa y arriba se rocía con un poco de harina.

Llevamos todo al horno (aprox. A unos 150º) durante media hora.

Retirarlo del horno y agregar azúcar glaseada y más canela a gusto, espolvoreándola encima de nuestro panforte antes de servirlo.

Buon appetito!

Marco Rossi


Sobre Marco Rossi

Te puede interesar:

Las recetas de la nonna toscana IV parte: Cantuccini, Vino Santo…y felices fiestas!

Nos estamos acercando a las fiestas natalicias, y pensé un largo rato en que receta ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *