Home » Turismo en Toscana » Gastronomía » Las recetas de la nonna toscana II parte

Las recetas de la nonna toscana II parte

Continuando la temática de nuestro anterior artículo, seguiremos profundizando en la cocina toscana, de la mano de las recetas caseras de la abuela: aquellas que podemos intentar realizar en nuestras casas, para recordar los sabores de la tierra de nuestros antepasados, aun estando del otro lado del mundo.

Hoy veremos un plato sencillo, pero realmente sabroso. Su divertido nombre, nos sugiere un plato humilde, muy casero, pero a la vez abundante y sumamente típico.
Estamos hablando de una de las sopas más tradicionales de la Toscana: la “ribollita”.
Su traducción al español seria: la re-hervida (“bollita di nuovo”). También suele conocerse como “minestra di pane” (sopa de pan).

Muchos atribuyen este plato a la gastronomía de Siena. Otros a la tierra de Arezzo.
Su nombre deriva del proceso de re-cocción que el plato sufría en sus origines: fue creado por los “contadini” toscanos (campesinos de la Región), que cocinaban una grandísima cantidad de esta sopa para muchas personas: lo que sobraba de la misma, se volvía a hervir a lo largo de la semana hasta terminarse.

Justamente, la clave de su sabor reside en la cantidad de veces que se vuelve a hervir: a mayor re-calentadas del plato, mejor gusto irá tomando. También, por cada nueva vez que se calentaba, se le solía agregar algún nuevo ingrediente.

Para los conocedores del tema, resulta fundamental que siempre que se vuelva a hervir, sea en una olla grande arriba de fuego a leña, como se cocinaba en la época de génesis del plato.

A pesar de parecer un plato netamente invernal, esta sopa se toma también en época estiva, por la importante cantidad de verduras que la componen.
Además, se le suele agregar pan. Pero no cualquier tipo de pan: ¡solamente pan duro y casero! Ya que el mismo se irá humedeciendo lógicamente  arriba de la sopa. De ser muy fresco, se deshará rápidamente y perderá su consistencia irremediablemente.
De más estaría decir que, los campesinos hacían este plato originalmente con pan duro, ya que no disponían de otros ingredientes.

Uno de los ingredientes fundamentales de estar sopa es “repollo negro” toscano. Tal vez resulte difícil conseguirlo: puede ser reemplazado por otro tipo de repollo.
El aceite de oliva es un ingrediente propio de todos los platos toscanos: este no será la excepción.
También es bueno tener caldo de vegetales para la realización de la ribollita.
Verduras de todo tipo, se le irán agregando a lo largo de su proceso. Algunas ideas: zanahorias, morrones, cebollas, ajo, papas, tomates y legumbres de todo tipo.

Una manera rápida y sencilla para hacer nuestra “ribollita” es: hervir caldo de verduras (en “cubitos” es una opción) y poner las verduras a cocinar en dicho caldo. Una vez que están listas, se agrega aceite de oliva a gusto, el pan y un toque de queso parmesano.

¡Y ya tenemos nuestra “ribollita” lista para disfrutar!

Marco Rossi


Sobre Marco Rossi

Te puede interesar:

Las recetas de la nonna toscana IV parte: Cantuccini, Vino Santo…y felices fiestas!

Nos estamos acercando a las fiestas natalicias, y pensé un largo rato en que receta ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *