Home » Curiosidades » El Da Vinci perdido

El Da Vinci perdido

Leonardo Da Vinci dejó muchos misterios no resueltos que aún desvelan a la comunidad artística y científica… Entre ellos, uno de los mayores enigmas de la historia del arte, el mural perdido de La Battaglia di Anghiari, desaparecido hace casi 500 años. Se trata de un colosal fresco de 7 metros de altura y 17 de largo pintado en 1503 por Leonardo Da Vinci, sobre una de las paredes del Palazzo Vecchio de Florencia.

La Batalla de Anghiari representa la victoria de Florencia sobre Milán en ese pueblo toscano. Hay datos precisos de su existencia: durante varios años la obra estuvo expuesta en un salón del Palazzo Vecchio de Florencia. Muchos pudieron admirar el gigantesco fresco, descripto como “una obra milagrosa”, con caballeros y sus caballos animados en una profunda torsión, tanto es así que varios artistas realizaron copias, incluido Rubens que reprodujo su parte central, obra que actualmente pertenece al Louvre (París).

Pero desde hace casi cinco siglos este capolavoro estuvo desaparecido… Hasta ahora.
Luego de 36 años de búsqueda, nuevas investigaciones han arrojado pruebas de que la obra de Leonardo presumiblemente estaría oculta en un antiguo muro detrás de “La batalla de Marciano en Val di Chiana”, pintada por Giorgio Vasari en 1565, en la misma pared donde estaba la “Batalla de Anghiari” en el Palacio Vecchio.

Cerca Trova, una pista clave.
Misteriosamente en la obra de Vasari se encuentra la inscripción “Cerca trova” (“El que busca encuentra”), una inscripción a 12 metros del suelo que nada tienen que ver con lo que representa la pintura. Estas palabras enigmáticas parecen ser una pista de Vasari de que hay algo escondido en, o “detrás” su obra.

El líder del equipo que lleva adelante la investigación del mural perdido es Maurizio Seracini, profesor de la Universidad de California, quien obtuvo en 2007 la autorización del Gobierno italiano para proceder a la exploración de la pintura de Vasari.

Luego de introducir una sonda a través de las grietas del fresco de Vasari, los científicos hallaron muestras de una composición química igual al pigmento negro existente en La Gioconda y en el San Juan Bautista, dos obras maestras de Leonardo.

“Las pruebas surgidas en la última fase de la investigación muestran que detrás del fresco de Vasari hay huellas de otro fresco. Ya no estamos hablando de indicios, sino de verdaderas pruebas, que nos dicen que estamos buscando a Leonardo en el lugar correcto”, dijo el profesor Seracini al presentar estos datos, considerados “muy alentadores”.

En Marzo de 2012 fue confirmada la existencia de una cámara interior de aire de dos centímetros entre el mural de Vasari y la pared posterior.
De esta forma, ya no quedan dudas sobre la existencia de la obra de Leonardo detrás del mural de Vasari, en espera de conocer cuál es su grado de conservación en futuros estudios.

El proyecto de investigación de Seracini enfrentó la oposición de 300 historiadores del arte, quienes hicieron una petición formal para detenerlo, argumentando que la obra de Vasari resultaría dañada, sin que existiera la certeza de encontrar algo valioso en la parte trasera.

Por su parte, la investigación cuenta con el apoyo de la National Geografic Society, la Universidad de California en San Diego (UCSD) y, por supuesto, el Ayuntamiento de Florencia.

Sobre Elisa Maggi

Viajera por pasión, blogger por vocación. Haciendo camino al andar...

Te puede interesar:

La leyenda de Lucida Mansi

Villa Mansi es una de las Villas más famosas de la provincia de Lucca, y ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *