Home » Historia, Arte y Cultura » Descubriendo la historia Toscana VI parte: la abadía de San Galgano

Descubriendo la historia Toscana VI parte: la abadía de San Galgano

Esta es la sexta entrega de una serie de artículos que intentan presentar a la historia de la Toscana como el puntapié inicial para un posible itinerario turístico, rico en contenidos científicos, políticos, económicos, etc.

En esta entrega, es momento de situarnos en la Toscana del siglo XI. Lugar de los grandes feudos y las fortalezas, los encastillamientos tienen lugar con fines estratégicos, los señores feudales toscanos buscaban la defensa y el comando de los territorios. Y siguiendo la misma lógica, se crearon las Abadías, aquellos monasterios cristianos, dirigidos por el “abad”: madre o padre espiritual del lugar (también existieron los “prioratos”, diferenciándose en que la dirección del lugar se encontraba a cargo del “prior”, que solía ser un monje).

Un gran ejemplo de este tipo de construcciones en Toscana, es la Abadía de San Galgano.  Se encuentra a pocos kilómetros de Siena, en la localidad de Chiusdino.

La historia nos relata que sobre la “Rotonda di Montesiepi” se construyó originariamente una capilla alejada de la civilización, con fines oratorios, inmediatamente después de la muerte de San Galgano, sobre el lugar donde el Santo vivió su último año de vida.  La ermita fue consagrada en 1185 por el obispo de Volterra, Ildebrando Pannocchieschi.

Entre los años 1220 y 1268 se construyó la imponente Abadía de San Galgano, y la misma fue propiedad de los monjes cisterciense, una orden monástica católica reformada que derivaba de la antigua Cistercium romana.

La influencia de la arquitectura religiosa francesa se puede apreciar especialmente en la Abadía, ya que fue uno de las primeras construcciones del llamativo estilo “gótico”, el cual era poco frecuente en la Toscana de ese entonces.

Esta Abadía esconde en su geometría arquitectónica grandes misterios espirituales, aunque no es una característica única en el mundo, ya que al menos otra iglesia, la Catedral de Chartres en Francia, presenta características similares a las que (tenía) San Galgano.
Aquí los maestros constructores también conocían todas las relaciones de la octava musical de la escala diatónica natural y las aplicaron a la geometría constructiva de la iglesia.

Dentro de la Abadía, se encuentra actualmente una llamativa espada enterrada en el suelo de piedra del lugar, la cual nos remite a una fantástica histórica medieval, mundialmente conocida. La espada, que aun puede ser visitada, fue originalmente hincada en el 1180. Según la leyenda, en la mañana de Navidad de 1180, en el momento de la conversión, Galgano Guidotti clavó su espada en una roca con la finalidad de transformar el arma en una cruz.

La Abadía es el mejor testimonio de la importante difusión del culto a San Galgano en tierras toscanas. Gracias a las ricas donaciones recibidas y los privilegios imperiales (la Abadía estaba eximida de pagar el diezmo, tenía derecho de acuñar moneda, etc.) que le fueran concedidos, esta Abadía alcanzó un gran poder, en su momento.

Pero, luego de alcanzar la gloria, la Abadía inició una lenta decadencia, a tal punto de que la misma se redujo a las ruinas y termino siendo cantera de materiales de construcción: por ejemplo, se vendieron los materiales del techo que protegían a la misma de los efectos dañinos del tiempo y clima.

Finalmente, en 1924, el profesor Gino Chierici se ocupó de restaurar la Abadía. El aspecto actual recuerda a otros lugares abandonados como la Melrose y Kelso en Escocia, la de Cashel en Irlanda y las ruinas de Eldena en Alemania.

El lugar de la Abadía ha sido utilizado para ambientar las películas Nostalgia (Nostalgya) de Andréi Tarkovski (1983), y El paciente inglés de Anthony Minghella (1966).

Marco Rossi


Sobre Marco Rossi

Te puede interesar:

11146034_10206194542803076_316699995_n

La leyenda de Lucida Mansi

Villa Mansi es una de las Villas más famosas de la provincia de Lucca, y ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *